martes, 18 diciembre 2018
Buscar Aqui
Ciudad y Estado
(ej: Miami, FL)
Cuidados para las Plantas E-mail

 

El contexto, que las plantas de interior tienen respecto de su hábitat natural, hace que los cuidados en su mantenimiento sean más específicos de lo normal. Para las plantas de interior se deben tener en cuenta la luz, la humedad y la temperatura.


hogarA las plantas que necesitan o soportan la luz directa del sol deberemos colocarlas cerca de las ventanas e incluso algunas pueden estar en el exterior, pero previamente deberemos haberlas acostumbrado paulatinamente.


La falta de luz en las plantas situadas a una excesiva distancia de la fuente luminosa, se manifiesta en un alargamiento y debilitamiento de los tallos, en la palidez y amarilleo de las hojas, las cuales se atrofian y acaban cayendo prematuramente.


Hay otro tipo de plantas, que prefieren la sombra y nunca deberíamos dejarlas a pleno sol, salvo en los meses de marzo a agosto cuando los rayos del sol son más suaves. Para este tipo de plantas, una luz muy violenta resulta muy perjudicial, provoca que los brotes nazcan más pequeños y las hojas pierdan su color; los rayos directos del sol hacen aparecer manchas amarillas en las hojas e incluso su enrojecimiento.


La temperatura óptima, es aquella con la que la planta desarrolla mejor sus distintos procesos de crecimiento y puede variar a lo largo de su vida. La temperatura más adecuada para el proceso de multiplicación suele ser superior a la necesaria para el crecimiento posterior, siendo un factor determinante el origen geográfico de la planta.


Para la siembra y la germinación de las semillas oscila entre los 16 y 25ºC. Para formas de reproducción vegetativa, como son el método por esquejes o la división de plantas, oscila, para la mayoría de las plantas de interior entre 18 y 26ºC.


Las plantas jóvenes, necesitan una temperatura de 3 a 5ºC más alta que las plantas adultas. La floración exige también temperaturas más altas. La falta de calor retrasa el crecimiento, habitualmente las hojas amarillean y cuando además las temperaturas son muy bajas, las plantas con mucho agua presentan manchas blandas y negruzcas.


La planta experimenta, una evaporación del agua de sus partes altas, el crecimiento es más lento, pueden aparecer deformaciones, las hojas se enrollan y se caen y las flores y los frutos se secan.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos